COFRADÍA DE LA ENTRADA TRIUNFAL DE JESÚS EN JERUSALÉN

HUMILDE Y FERVOROSA HERMANDAD DE PENITENCIA DE NUESTRO PADRE JESUS DEL GRAN AMOR DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS Y MARIA SANTISIMA DE LA SALUD

COFRADÍA DE NUESTO SEÑOR DE LA ORACIÓN EN EL HUERTO

COFRADÍA DEL SANTÍSIMO CRISTO DEL PERDÓN Y SANTAS VERÓNICA Y MARÍA MAGDALENA

COFRADÍA DEL STMO CRISTO DEL DESCENDIMIENTO Y SANTA MARÍA DEL ALBA

Cofradía del Santísimo Cristo atado a la Columna

COFRADÍA DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA EXPIRACIÓN (SILENCIO)

Venerable y Antigua Cofradía de Penitencia del Stmo. Cristo de la Buena Muerte, María Stma. de la Amargura y San Juan Evangelista.

Antigua e Ilustre Cofradía Nuestra Señora de la Esperanza

Real, Muy Antigua, Ilustre y Venerable Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno

COFRADÍA DE PENITENCIA DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA MISERICORDIA, NUESTRA SEÑORA DE LA PIEDAD Y SAN SEBASTIÁN MARTIR.

Primitiva Archicofradía de la Santa Vera Cruz y Real Hermandad del Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo

Cofradía de la Gloriosa Resurección de Nuestro Señor Jesucristo y Santa María del Triunfo, Reina de los Cielos

En la concordia del amor

En el amor nos acogió el Señor: por su amor hacia nosotros, nuestro Señor Jesucristo, cumpliendo la voluntad del Padre, dio su sangre por nosotros, su carne por nuestra carne, su vida por nuestras vidas (San Clemente I, papa, a los Corintios, caps. 49-50: Funk 1, 123-125).

SEMANA SANTA 2024

Día(s)

:

Hora(s)

:

Minuto(s)

:

Segundo(s)

Saluda del presidente

Queridas Cofradías y Hermandades de Almuñécar:

Un año más, nos adentramos en la Cuaresma; de nuevo, penetramos en el tiempo litúrgico que nos prepara para vivir la Semana Santa desde un espíritu de conversión.

He querido comenzar estas letras con un fragmento tomado de la Carta que el Papa San Clemente I dirige a la Comunidad de Corinto. En ella, se nos dice que Cristo, nuestro Señor, fiel a la voluntad de Dios Padre, derramó su Sangre por nosotros, entregó su Carne por nosotros, se desprendió de su Vida por nosotros. Pero la clave para entender de Jesús su darse, su entregarse, su desprenderse de todo, hasta de su propia Vida, por nosotros, no es otra que el propio amor; en el mismo amor en el que, por medio de su Encarnación, acogió a toda la humanidad para siempre.

Si nos paramos detenidamente a analizar las palabras de San Clemente de Roma, comprobaremos cómo carece todo de sentido si se omite el amor, fundamento, por otra parte, de las palabras y acciones de Jesucristo. Pero es que nuestra vida, incluso nuestra propia existencia, sería un sinsentido si faltase el amor. El amor, en definitiva, da sentido a todo y el amor es el que, por tanto, ha de dar sentido a nuestra vida cofrade. Los cofrades hemos de celebrar la Liturgia de la Iglesia en el amor a Dios (concretamente, hemos de celebrar la Eucaristía en el amor de Aquél que nos da su Cuerpo y su Sangre como alimento de Salvación) y, también, en el amor a nuestros hermanos, con quienes compartimos los Sacramentos, caudales de amor divino, elevando así, al Cielo, el más hermoso de los Cultos Sagrados; los Cofrades hemos de estar también, por amor, al servicio de los demás, y los cofrades hemos de atender y socorrer, sobre todo, a los más necesitados (especialmente, mediante Cáritas Parroquial), realizando de esta manera la más perfecta obra de amor, la más sublime; y los cofrades, además, hemos de formarnos continuamente, para que, teniendo un mayor conocimiento de Cristo, podamos amarle cada día más, pues la formación y el conocimiento de Cristo nos atrae a su amor.

Hermanos y hermanas cofrades, vivamos nuestro ser cristiano en el amor, trabajemos por los demás desde el amor, formémonos con amor para alcanzar plenamente un gran amor a Jesucristo. De verdad, permanezcamos dentro de nuestras Cofradías y Hermandades y desarrollemos nuestra actividad cofrade siempre “en la concordia del amor”, como nos recuerda Clemente Romano en su citada epístola. De esta manera, toda nuestra labor cobrará sentido y llegaremos a realizar grandes cosas; pues como les señala, también, el mismo Pontífice a sus destinatarios: “El amor nos eleva hasta unas alturas inefables”, y en otro lugar de su escrito, incluso, exclama: “cuán grande y admirable es el amor y cómo es inenarrable su perfección”.

No quiero concluir esta carta sin traer al recuerdo a D. Antonio Díaz Aragón, Presidente Honorífico de la Agrupación de Cofradías y Hermandades de Semana Santa de Almuñécar, que descansó en el Señor el pasado 28 de enero y cuyo testimonio de fe, entrega, esfuerzo y dedicación han sido y serán siempre un ejemplo para quienes aún continuamos trabajando con ilusión en nuestras Cofradías y Hermandades. Los desfiles procesionales de esta Semana Santa de 2024 sean un homenaje a su persona, vida e incansable labor.

Deseo de todo corazón que, en este Tiempo de Cuaresma y en los umbrales ya del Triduo Pascual, Dios nos conceda crecer en el Amor, don que un día recibimos en el Bautismo y cuyas promesas, con profundo sentido y desbordante alegría, en la fe firme y sincera de la Iglesia, renovamos cada año en la Noche Santa de Resurrección.

¡Feliz y provechosa Cuaresma y Semana Santa!

José Antonio Castillo Miranda

Presidente de la Agrupación de Cofradías y Hermandades de Semana Santa de Almuñécar

Itinerario Semana Santa Almuñécar

EVANGELIO DEL DÍA
Loading RSS Feed
EL PASO

Viernes Santo en Almuñécar

Con las campanas que anuncian las 10 de la mañana se abren las puertas de la iglesia. Todo está preparado para  EL PASO.

 

CONTACTA CON NOSOTROS

10 + 9 =